No lograste matarme...


Aún las heridas no han cicatrizado... hay días en que siento que el sol brilla muy fuertemente, hay noches en que puedo dormir plácidamente sin tener esas horribles pesadillas... aún tengo fresca en mi mente la imagen de la casa casi vacía, las pocas cosas que dejó, en el ambiente pude sentir de inmediato un halo de soledad, de inmediato supe que no volvería, desde entonces he estado intentando aprender a "dejar ir", he tratado de comprender la lección que me deja esta historia, he escuchado muchas veces que "todo tiene su razón de ser", que "no hay mal que por bien no venga" y un montón de cosas más... pero realmente no comprendo, las heridas duelen, y a veces incluso vuelven a sangrar, el recuerdo de los momentos felices me provoca cierto alivio, pero a su vez vuelven a mi mente tantas mentiras en las que quise creer, vienen detalles a mi mente que me ayudan a poder seguir armando el puzzle en que quedó convertida esta historia...
Ya no sé si te sigo amando, no sé si quisiera verte, cada día que pasa te veo caer más bajo aún, cada día que pasa y veo sonreir a mi pequeño y lo escucho decir "papá" es como si se me clavara un puñal en lo más profundo, tantas veces soñé con verlos juntos, soñé que crecería en el seno de una familia... pero bueno dicen que "lo que no te mata te hace más fuerte" y creo que eso es lo que va a pasar conmigo, no lograste matarme... así es que estoy haciendome más fuerte...
Annie

4 comentarios:

Alfonsina dijo...

Hay algunas heridas que sanan completamente, pero supongo que esta no es una de esas heridas...Lo mejor a veces es asumir que nunca va a cicatrizar completamente, pero hay que seguir viviendo y hay que aprender (HAY porque es OBLIGACIÓN) a vivir con éllas. Eso es lo que te hace fuerte.

Un abrazo!

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

Mallén dijo...

Preciosa, acá andabas... pequeña, no te imaginas cómo entiendo todo eso que estás pasando porque yo viví lo mismo. Se puede, pequeña. se puede salir adelante. Créeme. Fuerza, valor y entereza... que no se muere, pero es lo más parecido.

Guillermo Soto Garcia dijo...

hola, he reaparecido en este mundo del blog que me gusta tanto,
el poco tiempo me tenia alejado,
he estado muy ocupado y por fin hoy puedo escribir, espero no me hayan olvidado que yo no lo hice.

mis saludos
y hasta muy pronto

!! carpe diem !!

Mallén dijo...

Estoy leyendo un libro que tengo la certeza que te puede ayudar; me lo recomendó una amiga mexicana que es terapeuta... se llama "Aprender a Amar de Nuevo. Cómo rehacer tu vida cuando una relación termina". es de Bruce Fisher. Te lo recomiendo muchísimo.
Un beso, preciosa.